Utilizamos cookies para analizar cómo utiliza nuestro sitio y, así, poder mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Al continuar usando este sitio web o cerrando este banner, usted acepta nuestro uso de cookies propias y de terceros.

aceptar

El feng shui y las alfombras de piel natural

El feng shui y las alfombras de piel natural

Por si te preguntas qué es el feng shui, pues bien, esta técnica oriental descubierta por emperadores chinos, es la encargada de atraer toda la energía positiva al hogar, haciendo que recuperemos nuestra vitalidad y bienestar y poniendo orden y armonía en nuestro día a día.


El Feng Shui necesita que en cada uno de los espacios que forman nuestra casa haya un poco de cada uno de estos elementos:

  • Madera: energía activa, en crecimiento.
  • Fuego: energía muy activa, interior y exterior.
  • Tierra: energía equilibrada.
  • Metal: energía retentiva, concentrada.
  • Agua: energía que fluye a su ritmo.

Toda la decoración que forma parte de tu casa se cataloga bajo uno de estos elementos y se hace ya bien sea por su color, su forma geométrica, su material o su significado (lo que represente ese objeto).


Para que se entienda mejor, te dejo algunos ejemplos:

  • Una mesa de madera o plantas, serán el elemento madera.
  • Una vela o un cojín rojo, harán referencia al elemento fuego.
  • Un cuadro que represente un paisaje montañoso o una alfombra marrón, pueden ser el elemento tierra.
  • Un marco de fotos metálico o una lámpara, pueden representar el elemento metal.
  • Una fuente de agua o unas cortinas de color azul, evocarán el elemento agua.


En el feng shui de una casa, todos los espacios y objetos son importantes para nuestro equilibrio y estabilidad, pero, en esta ocasión, vamos a centrarnos en el detalle que puede cambiarlo todo: las alfombras.


En general, las alfombras son acogedoras y aportan tranquilidad y estabilidad en el espacio en el que están colocadas, así que ese mismo efecto se verá reflejado en las personas que viven en el lugar. Además, nos ayudan a delimitar zonas dentro de una misma estancia.

Alfombras sí o no. ¿De qué lado estás?


Las alfombras dividen al mundo en un fifty-fifty. O te gustan, o las odias. Está demostrado científicamente que poner los pies descalzos sobre una, es uno de los pequeños placeres de la vida, aunque, a veces, su mantenimiento se haga un poco complicado: niños, animales, alergias…

Según la filosofía Feng Shui, las alfombras nos aportan equilibrio y nos sostienen. Por ello, tienes que poner una en tu vida si tienes estrés (una tensión física o emocional originada por una situación o pensamiento que nos hace sentir nerviosos, furiosos o frustrados). Parece una tontería, pero a la larga, puede convertirse en causa de enfermedades.


LOS 3 MANDAMIENTOS PARA ESCOGER LA ALFOMBRA PERFECTA:


El material


El Feng Shui siempre trata de ubicarte en la naturaleza y rodearte de objetos que te recuerden a ella. Por eso, el material en el que esté realizada la alfombra es la primera regla de oro. Apuesta por lo natural y te acercarás al buen Feng Shui con armonía en tu casa.


El color


En cada habitación debemos conseguir un equilibrio de color entre todos los objetos.
Por ejemplo, si una estancia ya tiene muchos colores, lo mejor es que elijas una alfombra de tonos suaves o neutros. Colores claros como el beige o arena pueden ser una buena elección.
Pero si una estancia es muy blanca o gris, podríamos jugar con una alfombra en tonos muy vivos o estampados para aportarle calidez y alegría. Así podremos obtener el equilibrio adecuado.


La forma


Para la forma, lo esencial es tener en cuenta el lugar dónde la quieras ubicar y qué elemento de los 5 necesitas en esa zona.


Por ejemplo, si quieres añadir a esa estancia un elemento metal, la mejor opción será una alfombra redonda. Si quieres añadir un elemento tierra, cuadrada. Y, alargada, si buscas añadir madera.

Para los elementos agua y fuego te recomiendo centrarte en el color, en vez de en la forma.


Cuidado con el espacio y elige una alfombra proporcional al tamaño de la estancia.
En un espacio que combina salón y comedor, sitúa una alfombra debajo de la mesa (esto marcará claramente que esa es la zona del comedor dentro del salón y la hará más acogedora).


Y, para acabar, un último consejo, pon una alfombra o felpudo antes de entrar en casa, hará que toda la energía de la calle se quede fuera de tu hogar, además limpiarte los zapatos. Ves, todo son ventajas.


¡Nos leemos en el siguiente post!

Zeta.


Publicar comentarios